Seleccionar página

FRENTE AL RÍO

O lo que es lo mismo: vivir el jardín del Turia estrenando casa. Aquí la luminosidad y las increíbles vistas eran clave para replantear la distribución.

En una familia numerosa el almacenamiento y la gran zona común deben resolverse por igual: pasillos con armarios hasta el techo, roperos que se confunden con paredes, alacenas que pasan desapercibidas. Todo para sacar el máximo aprovechamiento.

De nuevo, la siempre acertada unión madera-blanco favorece que cualquier decoración añadida quede perfecta.

Foto trabajo realizado
Ir al contenido